Acertijo

Pensamiento visitado 7710 veces.

Hola! hoy os traigo un acertijo que montse, mi compañera de trabajo me mandó por mail y que me parece la mar de interesante e instructivo, almenos así lo creo yo y que Juanjo me ha recordado el publicarlo por aquí.
Os pediría que lo leáis atentamente, lo penséis, lo reflexionéis y si podéis lo solucionéis jeje, sino… debajo está la solución. Me encantaría que si os apetece, dejárais comentarios sobre lo que os ha parecido, si habéis sido capaces de resolverlo o habéis mirado la solución y que pensáis al respecto.

A darle vueltas al coco!

Hasta la próxima!

Es una pura realidad

Este es un acertijo muy curioso. No tiene trampa, no
hay nada escondido y todo está a la vista.

NO OS ADELANTÉIS A VER LA RESPUESTA, INTENTAD RESOLVERLO PRIMERO.

Algo más: Tratad de pensarlo porque vale la
pena. En particular, porque demuestra la manera sesgada en que a veces
pensamos al leer ciertos textos, o al menos lo interpretamos de manera
prejuiciada.

ARGUMENTO

Antonio, padre de Roberto, un niño de 8 años, sale
conduciendo su coche desde su casa en Madrid en dirección a Valencia.

Roberto, va con él.

En el camino ocurre un terrible accidente.
Un camión, que venía en sentido contrario se sale de la autopista y embiste
de frente al coche de Antonio.

El impacto mata instantáneamente a Antonio, pero
Roberto sigue con vida.

Una ambulancia llega casi de inmediato, advertida
por quienes fueron ocasionales testigos, y el niño es trasladado al hospital
de Valencia.

Nada más llegar, los médicos de guardia empiezan a
tratar al niño para intentar salvarle la vida pero, después de intercambiar
opiniones y estabilizar sus funciones vitales deciden que la condición de
Roberto es muy grave. Necesitan consultar.

Después de una junta de médicos se comunican con el
Hospital Niño Jesús de Madrid y finalmente conversan con una eminencia en el
tema a quien ponen en conocimiento de lo ocurrido.
Como todos coinciden en que lo mejor es dejar a Roberto en Valencia, la
eminencia decide viajar directamente de Madrid hacia allá. Y lo hace.
Al llegar la eminencia los médicos que le han
tratado le presentan el caso y esperan ansiosos su opinión.

Finalmente, uno de ellos es el primero en hablar:
¿Cree usted estar en condiciones de salvar al niño? pregunta con un hilo de
voz.

Y obtiene la siguiente respuesta:

– ¡Cómo no lo voy a salvar, haré todo lo posible, es mi hijo!’

Bien, hasta aquí la historia. Está en ti el tratar de pensar la manera en
que esta historia tenga sentido. Insisto en que no hay trampas, no hay nada
oculto. Y antes de que leas la solución, quiero agregar algunos datos:

a) Antonio no es el padrastro.
b) Antonio tampoco es un cura.

AHORA SÍ, TE DEJO EN COMPAÑÍA DE TU IMAGINACIÓN. ESO SÍ, TE SUGIERO QUE LEAS
OTRA VEZ LA HISTORIA Y, CRÉEME, EL
ACERTIJO ES MUY SENCILLO DE RESOLVER.

La solución está más abajo, pero solo léela cuando desistas.

SOLUCION:

Lo notable de este problema es lo sencillo de la
respuesta. Más aún, pensarás ¿cómo es posible que no se me haya ocurrido?

La solución es que la eminencia de la que se habla
es LA MADRE de Roberto. Pero tenemos tan interiorizada la idea de que las
’eminencias’ son sólo hombres que no se nos ocurre que pueda haber sido una
mujer.

Y esto va más allá de que puestos ante la disyuntiva explícita de decidir si
una eminencia puede o no ser una
mujer, nadie dudaría en aceptar esa posibilidad, sea uno mujer u hombre.

Sin embargo, en este caso falla. No siempre se nos
ocurre la respuesta correcta.

Más aún: muchas mujeres que no logran resolver el
acertijo, al conocer la solución se sienten atrapadas por la misma conducta
machista que ellas mismas condenan.

En fin, creo que es un ejercicio muy interesante

para analizar nuestros propios prejuicios y laberintos internos, al margen
de nuestro género.

Violencia de género

Pensamiento visitado 6248 veces.

Hace mucho tiempo que quería iniciar en el blog un apartado dedicado a mi vocación y también área profesional, que son la psicología y mi especialización en género y considero que hoy, 25 de noviembre día internacional contra la violencia de género, es un día adecuado para hacerlo.

Violencia de género: tres palabras que por desgracia encierran muchos siglos de historia abarcando a todo tipo de mujeres, no importando edad, cultura, raza, etnia, educación, ideología o clase social.

La violencia de género se considera “Todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga, o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se produce en la vida pública como en la privada”.

Conferencia de Beijing (1995).
Con esta definición queda claro que hay muchos tipos de violencia de género: física, psicológica, sexual, cultural, económica, espiritual… y podemos hallarlas en múltiples ámbitos: familiar, laboral, institucional, en medios de comunicación, etc.
En muchas ocasiones, las mujeres reciben más de un tipo de violencia y en más de un ámbito.

Es por tanto una situación muy grave que afecta tanto a la sociedad mundial en tanto en cuanto es considerada también como un serio problema a tener en cuenta en la salud pública.
Aunque hace unos años ha trascendido al espacio público, la violencia de género lleva ejerciéndose en el ámbito privado desde que se estableció el patriarcado. Así pues, la violencia doméstica es una de las más conocidas y estudiadas.
En este caso, hallamos el CICLO DE LA VIOLENCIA, un ciclo que me pparece fundamental conocer y saber detectar si se diera el caso para poder salir de él antes que sea tarde.
Este ciclo se compone de tres fases y fue descrito en 1979 por Leonor Walker.

Ciclo de la violencia

  1. Acumulación de la tensión:
    Es violencia psicológica, la mujer trata de buscarle una explicación a la agresión a través de factores externos como sean el alcohol, estrés, problemas laborales, etc. y con el tiempo trata de importunar lo mínimo posible al agresor cuando aparecen estos factores.
    El agresor en esta fase suele tener el control de la situación siendo consciente de la violencia psicológica que ejerce en la víctima. La víctima por su lado trata de reducir la tensión con estrategias negociadoras que calmen al agresor, a veces funcionan y se vuelve a la normalidad pero en otras ocasiones no funcionan y se pasa a la segunda fase. En el caso que se pase a la segunda fase, la víctima acaba asumiendo la responsabilidad de no haber sabido calmar al agresor (síndrome de la indefensión aprendida).
    Durante esta fase la mujer es consciente de que el agresor puede pasar a la segunda fase, entre otras cuestiones porque las amenazas son frecuentes. La relación entra en una espiral de tensión y violencia cada vez mayor: la víctima se encuentra acorralada entre la tortura psicológica y la pérdida de control y el agresor va reforzando su capacidad de manipulación y control y aumentando la intensidad y la frecuencia de la violencia psicológica.
    En la medida que ambos sienten que la tensión está aumentando, se hace más difícil enfrentarla con sus propias técnicas, el hombre se vuelve más provocador y brutal humillando a la mujer psicológicamente y tratándola de modo cada vez más hostil y ella se ve incapaz de restaurar el equilibrio tal como lo hacía en el inicio de esta fase así que trata de evitar al agresor para no provocar ninguna situación que le haga estallar.
    Él, al notar el progresivo retiro de la mujer, la acosa cada vez más posesivamente encontrando en cada acción de ella, una manera de malinterpretarla hasta que la tensión se hace insoportable.
  2. Explosión violenta:
    En esta fase se sucede el episodio agudo de violencia física, donde el maltratador pretende aleccionar a la mujer. La situación se ha vuelto fuera de control para ambos miembros de la pareja, la mujer activa sus mecanismos de autoprotección normalmente pasivos mientras que el maltratador está enceguecido por su rabia y aunque trata de justificar sus acciones, acaba por no comprender qué ha pasado. La mujer no tiene salida, si responde a la provocación del varón, él se enoja aún más y si no le dice nada, se enfurece igualmente por lo cual, la mujer es golpeada haga lo que haga. No se sabe bien qué es lo que hace al hombre detenerse, mientras tanto la mujer ha comprendido que él no parará así que ni trata de resistirse, muchas veces sufren casos de disociación en los que ven sus cuerpos como algo externo a ellas y más que el dolor, recuerdan el sentimiento de impotencia por no poder hacer nada ante la impunidad del agresor.
    La mujer cuando termina la fase de explosión se siente colapsada emocionalmente con sentimientos de indiferencia y depresión y no suele buscar ayuda externa.
  3. luna de miel< . Es un período de calma en el que el agresor se arrepiente, trata de compensar a la víctima con regalos, promesas de que no volverá a pasar e incluso emprende acciones para demostrárselo como asistir durante un tiempo a terapia, dejar de beber si bebía…, pero en realidad es una manipulación afectiva. El agresor efectivamente puede creer realmente que la segunda fase no volverá a suceder ya que la mujer ha aprendido la lección. En esta fase es cuando la mujer puede tratar de abandonar la relación pero la presión y manipulación de su pareja harán que termine volviendo con él. Con la estrategia de negociación, la víctima terminará creyendo que la violencia es un problema de pareja y que juntos los dos, lograrán acabar con ello, que ella no puede dejarle porque la necesita y los hijos si los hubiere necesitan un padre. En esta fase, el lazo simbiótico se estrecha engañándose mutuamente uno al otro creyendo que podrán solucionar este problema y aumentando su dependencia mutua, hasta que llega un momento que la amabilidad va desapareciendo cediendo de nuevo a la fase 1. Si la mujer ya ha vivido más de un episodio del ciclo, su autoestima cada vez será más débil y se vuelve cómplice de su propia agresión confesando que ama profundamente a su pareja en los momentos que pasan en la fase 3. Por su lado el hombre, manejará a su antojo el paso de cada fase, el ciclo se intensificará y la víctima cada vez será más dependiente de él, disminuyendo sus capacidades psicológicas y de reacción. Hay que tener también en cuenta, que cada vez serán más espaciadas las situaciones de fase 3 hasta terminar desapareciendo.

Vemos que la violencia de género es un área muy amplia, con muchos focos de acción y tremendamente compleja.
En otros posts quizá defina extensamente los tipos y contextos en los que aparece ya que lo considero importante, pero no quería alargar mucho este post por no cansar a quienes lo leáis. En cualquier caso espero haber aclarado un poco los puntos más básicos de la violencia de género.