US trip

Pensamiento visitado 19846 veces.

¡Hola! hacía mucho tiempo que no escribía pero esta vez, me apetece contaros un poco que tal mi viaje por el oeste de EEUU, especialmente por el estado de Colorado.

1º día: Llegada a Colorado.

Nos hemos puesto en marcha a las 7 de la mañana, hemos llegado al aeropuerto y a las 12:35 ha salido nuestro vuelo Madrid Barajas/Philadelphia international airport. El vuelo ha durado unas 8 horas y ha sido muy tranquilo, almenos para los que no les asusta volar, cosa que como veis, no es mi caso jaja. Tengo que agradecer a Juanjo y Patricia su paciencia y sobretodo sus manos 🙂
Ya en Philadelphia ha tocado pasar por inmigración, ya sabéis, fotito, huellas digitales de ambas manos…, y más controles para mí algo absurdos donde te hacen hasta descalzar.
A las 6 y media de la tarde, hora local, que son 6 horas más en España, hemos cogido el vuelo hacia Denver y no, este vuelo no ha sido nada tranquilo, ha sido de lo más movidito, muy desagradable la verdad. y por qué ha sido movido? pues porque resulta que le dió al tiempo de colorado por regalarnos uno de los 65 días del año de mal tiempo, ¡sí! una estupenda tormenta de nieve, sorprendente pero me gustó :D, ya sabéis que me encanta la nieve aunque no las turbulencias. Por cierto, el eslógan de Colorado es: “300 días de sol”
Y por fin, después de 12 horas de vuelo más la escala…, llegamos a Denver y encontramos a Rosia! mi amiga coloradan que nos vino a recoger, me ha hecho mucha ilusión reencontrarme con ella, nos conocemos desde que teníamos 9 años y empezamos a cartearnos como “penpals”. Nos ha llevado al hotel Days INN Hotel Boulder en Boulder y ya a dormir después de 24 horas sin descansar, ya que aquí son 8 horas menos que en España.

2º día: Bachelorette party.

Hemos empezado fuerte el día! con un riiico desayuno totalmente americano, huevos como pasados por agua, con bacon, patatas como rebozadas y salsa hollandaise, deeelicioso aunque hay que quemarlo!
Después del desayuno que no ha sido muy pronto, nos ha venido a buscar Rosia y hemos ido al Celestial seasonings Tea Factory”, es una fábrica de tés donde hemos probado algunos de sus tés (sí, yo también aunque no me gustan) ;), y hemos visto todo el proceso de preparación y empaquetamiento de los distintos tés. Me han impactado los olores, especialmente en la sala de la menta, maaadre mía! una buena inspiración y te despejaba el cuerpo entero!
Ahí nos hemos encontrado con Morgen, otra amiga mía hermana de Rosia y después de la visita nos hemos ido hacia Denver donde vive y a comer. Hemos comprado la comida en una tienda dietética gigante! Whole Foods Market: Natural and Organic Grocery, me ha encantado, a ver si se pone de moda in Spain jeje.
Hace tiempo que pienso en ir a practicar inglés y trabajar en los EEUU y desde luego por el momento mis ganas van en aumento. Que apartamento tan mono tiene morgen!
Después de comer y de dejar a Juanjo en la casa, Patricia y yo nos hemos ido a celebrar la despedida de soltera (bachelorette party) de Rosia a casa de una amiga suya, sí, otra pasada de casa. Ha sido una despedida que no se parece en nada a las españolas que yo almenos conozco, ha sido tranquila, de hablar, comer y reír con lectura de cartas de tarot incluida. Ha sido entrañable, todas las chicas desempolvando el poco español que saben para practicarlo almenos un rato con nosotras y nosotras claro, tratando de hacernos entender con nuestro poco fluido inglés hablado, inglés además de academia británica.
La que más español habla es Morgen y luego Rosia así que con ellas, spanglish a muerte 🙂
hacia las 10 y pico ya nos hemos ido, la verdad que patricia y yo nos caíamos literalmente de sueño, y Morgen nos ha llevado a recoger a Juanjo y al hotel, desde donde ahora mismo estoy escribiendo así que no me tengáis muy en cuenta si estoy poco inspirada.
Por lo pronto os digo, bona nit! y mañana más.

3º día: Rehearsal and rehearsal dinner.

Buenos días, hoy por suerte el día ha amanecido más bonito así que hemos podido ir al downtown de Boulder a pasear por una de sus principales calles comerciales, la Pearl Street. Hemos cogido el bus Dash, que por ser ciegos tenemos descuento de la mitad de precio y patricia por acompañarnos ha podido ir gratis y hacia allá que hemos ido. Una curiosidad del bus es que en la entrada hay unos carteles donde dice que se prohibe subir armas y cuchillos y todo el bus tiene cámaras de seguridad.
Ha sido un gustazo pasear y comprar con el calorcito del sol y el aire fresco y limpio de las montañas que teníamos justo enfrente. La calle estaba decorada con todo de tulipanes, y es que siempre hay flores, en concordancia a la estación del año en que se esté.
Para comer, lo hemos hecho en una terracita, ¡sí! Muy español verdad? Y me he puesto a gusto de… ¡ensalada! Yo que pretendía explotar a muerte la dieta yanquee paraluego hacer que la elíptica echara chispas y de momento me medio comporto :D.
Por la tarde, después de habernos arrreglado, Morgen nos ha recogido en el hotel y hemos ido al Chautauqua Park donde Juanjo y Patri se han quedado turisteando y yo he ido a reunirme con el resto de damas de honor, la novia y la oficiante de la boda de mañana. Primero hemos hecho una meditación guiada por Sonya, la oficiante y luego ya ha empezado a venir toda la família y el resto de participantes del “rehearsal” es decir, el ensayo de boda.
Ha sido todo bastante curioso, primero porque no me suena que se hagan ensayos de boda muy a menudo almenos en España, luego porque ha sido en el campo, cosa que me ha gustado por cierto, luego por las damas de honor, éramos 6! Las brides maids y luego dos damas más principales, una que ya está casada y se llama maitron maid algo así y la otra que esMorgen que es la Maid of Honor y como ella dice, se encarga de que todo en la boda incluidos los preparativos previos, vayan como es debido y que a Rosia, la novia, no le falte de nada. Y para finalizar, el novio también tiene “damos de honor” o como ellos dicen grooms men.
El ensayo ha constado en que las damas con su pareja masculina hagamos un paseito de ida y uno de vuelta de pareja en pareja para lucirnos y para las fotos, y luego colocarnos las damas en un lado y ellos en otro formando entre todos un círculo; entonces hacen aparición las “flower girls” que han sido dos niñas que van tirando flores al paso de los novios. Cuando los novios han llegado, la oficiante ha repasado los distintos pasos de la ceremonia con un par de lecturas incluidas. Al terminar, Rosia nos ha regalado a las damas de honor un colgante de amatistas para que mañana llevemos en la boda y ya nos hemos dirigido todos al Boulder Marriott Hotel donde se ha celebrado “the rehearsal dinner” o sea la cena del ensayo de bodas. Una cena que como me contaron, la organizan los padres del novio ya que parece ser que la boda es más de la família de la novia.
La cena, donde por supuesto Juanjo y patri también estaban así como el resto de asistentes a la boda de mañana, ha sido un bufet para picar, la verdad, algo bastante relajado e informal donde he tenido más tiempo de conocer al novio, a las damas de honor y al resto de amigos y familiares de la pareja. Sinceramente todos me han parecido una gente encantadora, algunos con sus particularidades… pero ha sido divertido y porqué no, agradable, sobretodo cuando me elogiaban o nos elogiaban, son muy dados a piropearnos no sé bien por qué pero oye, te da un subidón de ego y de vergüenza a la par, inpagables.
También, aunque se agradece practicar el inglés, alivia ver a alguien que habla español y ha sido el caso de una chica argentina, Martina, que aunque lleva años viviendo en US por supuesto sigue hablando español, así que hemos conversado mucho rato con ella, una chica muy maja.
Siguiendo con la cena, ha sido a las 5 de la tarde así que os podéis imaginar que hemos terminado bastante prontito pero aún y así, ya hemos vuelto al hotel y es que mañana, me espera un día muuuy ajetreado.

4º día: Rosia and Brent’s wedding!

Casi no he dormido, ¡estaba de los nervios! Así que a las 5 y media de la mañana me he levantado para preparar las cosas que tengo que llevarme y para vestirme porque ¡hoy es el gran día en que Rosia se casa y yo debuto de brides maid!
A las 6 y cuarto ha llegado Morgen y nos hemos ido al centro de belleza Rubicon donde ya estaba Rosia y donde más tarde se han unido el resto de damas de honor para maquillarnos y hacernos los peinados. Mi peinado ha sido una cascada de rizos en el lado derecho. Allí también nos hemos puesto los vestidos y a las 10, nos hemos ido al Chautauqua Park donde se celebra la ceremonia.
Rosia y Brent ya formalizaron los papeles del matrimonio el jueves pasado pero hoy es la ceremonia con toda la família y amigos. ¡La verdad es que hacía un frío horrible! Y el día estaba nublado, yo creo que estábamos a poco más de 0ºC y yo con mi vestidito de gasa, tirantes y un chalecito de seda, ¡suerte que se me ocurrió ponerme medias! Pero aún y así, temblaba como una hoja.
La ceremonia se ha celebrado con las Flatirons como telón de fondo. Ha sido bonita, emotiva y correcta en cuanto a la duración. Me ha gustado mucho el detalle de la arena, los novios traían un potecito cada uno con arena y la juntaron en otro pote, me pareció muy simbólico. Las lecturas las leyeron las dos damas de honor principales, Morgen y jill y después de darse el “sí quiero” fuimos damas, “damos”, flower girls, parientes más cercanos y novios a hacernos fotos.
Hacia las 11 hemos entrado en el salón donde se celebra el convite, es un brunch, es decir, mezcla de breakfast y lunch o sea de desayuno y comida ¡y no podría haber sido más exacto! No había cartelitos que dijeran donde tenías que sentarte, solo se especificaba en el caso de los novios, damas y damos de honor y no es porque pusieran cartelitos ni nada por el estilo sino porque los novios se sentaban en una mesa ellos dos y a un lado estaba la mesa de las damas de honor y al otro la de los chicos. En este sentido, me gustó mucho la idea :), estar rodeado de los amigos como que lo hace más divertido no? En cualquier caso como digo ha sido una boda del todo informal, la gente se sentaba y paseaba por donde quería.
El bufet ha constado de huevos revueltos, bacon, pancakes, pastelitos de canela, fruta variada… etc y de pasteles nupciales ha habido dos, uno como de fresa y otro lila, no me preguntéis de qué era el segundo, la cuestión y siendo muy sincera, es que no me han gustado aunque ya sabéis que no soy muy de dulce.
El final de la fiesta ha llegado con los parlamentos, los más allegados a los novios incluidos damas y “damos” han cogido un micro y se han puesto a contar anécdotas varias de la pareja o de alguno de los dos y al final, Morgen me ha insistido en que hablara, yo no quería por supuesto y estaba escondida en el final del salón pero al final Patri me dijo que todo el mundo me miraba así que no me quedó más remedio e hice un pequeño discurso en inglés mientras a partes iguales estaba contenta de poder hablarle a rosia y me moría de la vergüenza de hablar en público y en inglés. Y a las 2, con puntualidad británica si se me permite la licencia y tal como me había dicho Morgen que sería, la boda ha terminado, todo el mundo ha desaparecido! Y también, se ha puesto a llover.
Martina, la chica argentina de la que ya he hablado, nos ha llevado al hotel en su coche donde nos hemos puesto cómodos y lloviendo y todo, nos hemos ido de nuevo de paseo por el downtown de boulder pero esta vez a la Twenty Ninth street. Es otra zona comercial, podríamos decir que es un centro comercial al aire libre con varias calles llenas de tiendas.
Después de haber hecho algunas compras, por ejemplo Juanjo me ha regalado una camiseta de Boulder de manga larga muy chula, hemos quedado con martina para cenar por la zona y hemos ido a una pizzería. Sí, me doy cuenta que más que hamburguesas y hotdogs, lo que estoy viendo son muchísimas pizzerías con multitud de pizzas variadas. La cena ha sido muy agradable y la vuelta al hotel muy cómoda y sin mojarnos ya que Martina nos acercó en su coche.

5º día: Denver.

Al terminar el desayuno en la habitación de bollos con jamón y queso y zumo de arándanos y moras (buenísimo por cierto), que viene siendo el desayuno habitual, nos hemos ido a coger el Bus BV que nos lleva a Denver. Hoy también, un día frío y gris y es que el tiempo no nos está acompañando mucho.
Al llegar a la estación central de autobuses de Denver hemos tenido que ir a buscar un taxi con los maletones, al final vistas las perspectivas de que no encontrábamos taxi y el que hemos visto y ha parado llevaba de copiloto a una botella de vino, hemos decidido entrar en un hotel y pedir que nos llamaran a uno. En el proceso, nos hemos dado cuenta que hay 3 compañías de taxis, una con los taxis amarillos, otra blancos y otra con los taxis lila.
Hemos llegado al Best Inn and Suites Denver al mediodía y hemos descubierto que tenemos a un trombonista (¿se llamará así?) en alguna habitación cercana.
Después de esperar una hora de reloj a que viniera el taxi que llamé y de que nuestro humor empeorara sensiblemente, hemos podido pasear por el downtown de la ciudad, por la 16th Street y hemos comido en una pizzería ahí mismo. Desde luego es muy distinta esta ciudad de Boulder, aquí ya se nota que es una gran ciudad, con más tráfico, más edificios que no casas, con tranvías y una especie de bus que te lleva por todo el centro… aunque sigue sin parecerse a las ciudades españolas que son tan ruidosas, tan aglomeradas y con más tráfico aún. Quizá sea porque en EEUU todo es más amplio y da la sensación de menos agobio.
En vista que el tiempo no ha mejorado cuando hemos terminado la comida, hemos paseado un rato más y nos hemos metido en el Denver Pavilions que es otro centro comercial de la zona, hasta que Morgen me ha llamado diciendo que llegaba a la ciudad y si queríamos hacer algo.
¡Hemos tenido suerte! Porque nos ha llevado al Red Rocks Amphitheatre que como el nombre indica, es un anfiteatro al aire libre impresionante de rocas rojas donde se hacen multitud de conciertos de grupos muy famosos. El anfiteatro es muy bonito por el colorido y formas de sus rocas aunque hoy no hemos podido disfrutarlo por lo nublado del día.
Habiendo comprado la cena en el Whole Foods Market, morgen nos ha dejado en el hotel ya que mañana toca madrugar.